RIESGOS AMBIENTALES EN EL LAGO DE AMATITLÁN

Las amenazas, los riesgos y las vulnerabilidades: ¿Igualdad de afectaciones en los residentes?

Artículo extraído de la tesis de maestría: “Políticas públicas y el rol de la participación social ante la contaminación del Lago de Amatitlán, en el municipio de Amatitlán (Guatemala), entre 2000-2018”

Autor: Lic. Angel Rogelio Guerra Revolorio

Según Guzmán (2015) las amenazas surgen del entorno mismo en el cual una comunidad se ha asentado, y son los fenómenos o eventos naturales propios los que se convierten en amenazas cuando representan un daño potencial. Es decir, cuando los efectos y las consecuencias en una comunidad se dan de forma negativa y alteran o modifican los procesos de la vida cotidiana en la población (Mastrandrea, 2019). De este modo, las amenazas a las que se encuentran expuestos los residentes que habitan en los bordes del Lago de Amatitlán y su cuenca varían entre familias por las características de la vulnerabilidad que existe en el territorio. Son amenazas que están asociadas al acceso, la cobertura y la calidad de los servicios básicos, las condiciones habitacionales y socioeconómicas. En este sentido, se reconstruyen cuatro categorías que reagrupan a las poblaciones amenazadas por la contaminación, las cuales se identificaron gracias a la realización de entrevistas en profundidad y de observaciones no participantes llevadas a cabo durante el trabajo de campo. Las categorías encontradas fueron las siguientes: 

i) Los residentes próximos al río Villalobos, por donde se vierten las aguas residuales domésticas e industriales de la cuenca alta, media y baja, respiran olores muy fuertes las 24 h y viven atemorizados por las amenazas de deslaves y derrumbes. Las personas que tienen sus viviendas próximas al río Michatoya y al zanjón Malena tienen como patio trasero a estos ríos y son afectadas por las aguas contaminadas. Los residentes no solo sufren por las amenazas de la contaminación ambiental, sino también, por los riesgos que implican las crecidas de los ríos (inundaciones, perdida de viviendas, fallecimientos, entre otros), distintos a los riesgos que experimentan quienes habitan en terrenos más sólidos y urbanizados.  ii) Las personas que habitan en el borde del Lago de Amatitlán y su cuenca, por la falta de redes de agua potable, beben agua de pozos mecánicos que no mantienen la frecuencia de los análisis bacteriológicos y fisicoquímicos necesarios para determinar la caracterización del agua (bacterias y metales). Las personas que hacen uso del agua del Lago de Amatitlán para lavar utensilios o bañarse se enfrentan a mayores amenazas en comparación con aquellas personas que sí tienen cobertura del agua potable. iii) Las personas que trabajan en comedores, locales comerciales y restaurantes en la playa pública son más vulnerables ante las amenazas por la contaminación ambiental que las personas que trabajan en el casco urbano del municipio de Amatitlán y en otras áreas periféricas. Esto se debe a la proximidad y la constante inhalación del aire con fuertes olores provenientes de las aguas del Lago de Amatitlán. iv) Las personas que viven de la pesca artesanal diariamente navegan en lanchas sobre las aguas contaminadas del Lago de Amatitlán y se encuentran en constante amenaza por la contaminación y el consumo de peces contaminados (plomo, arsénico, etc.), su situación es diferente a la de los residentes cuyas fuentes de empleo dependen de otras actividades

La necesidad de reducir la brecha ante los riesgos de desastres y actuar de manera más acertada ante estos hechos ha propiciado un nuevo proceso de la configuración del riesgo (Guzmán, 2015; Merlinsky y Tobías, 2016). Este nuevo proceso de la configuración del riesgo supone romper con las miradas tradicionales y las modalidades de gestión para reincorporar un abordaje integral e interdisciplinario que considere los nuevos enfoques del riesgo (Guzmán, 2015; Merlinsky et al., 2018; Merlinsky y Tobías, 2016; Ramírez, 2012). Cabe aclarar que este rompimiento no es homogéneo en Latinoamérica, se trata de un proceso con avances y retrocesos hacia el interior de las comunidades (Guzmán, 2015; Merlinsky y Tobías, 2016). En este sentido, el riesgo es entendido como el resultado de la unión entre las amenazas y las vulnerabilidades (Merlinsky y Tobías, 2016). Según Merlinsky y Tobías (2016) el riesgo es un proceso instalado en un territorio dado, donde a la vulnerabilidad de un grupo determinado se ha combinado con diferentes amenazas naturales que se han transformado en peligros socialmente inducidos y han establecido relaciones interdependientes con otras amenazas antrópicas. El proceso de la construcción social del riesgo (Merlinsky et al., 2018; Merlinsky y Tobías, 2016) en el Lago de Amatitlán y su cuenca es comprendido por las condiciones de vida de las personas que habitan en los espacios contaminados, el riesgo ante deslaves, los derrumbes e inundaciones y otros problemas cotidianos a los que se enfrentan diariamente (Mastrandrea, 2019). En este proceso se rescata de qué modo las personas se autoorganizan para hacer frente a las adversidades.  Merlinsky y Tobías (2016) argumentan que no toda la población que habita en un espacio contaminado está en la misma situación de riesgo.

Por vulnerabilidad se entiende la capacidad de una persona o grupo para prevenir, resistir, recuperarse y, en casos extremos, sobrevivir ante una amenaza natural o antrópica (Guzmán, 2015). De este modo, el Lago de Amatitlán, al encontrarse inmerso en una cuenca volcánica, se encuentra en situación de vulnerabilidad muy alta por las amenazas naturales que enfrenta. Pero no solo existen amenazas para el recurso hídrico del lago, sino también para la población que habita en el territorio. Merlinsky y Tobías (2016) argumentan que la vulnerabilidad es la capacidad que tienen los individuos y los grupos sociales para responder, enfrentar, recuperarse y adaptarse ante cualquier estrés externo en su entorno inmediato que afecta su bienestar. De este modo, existen vulnerabilidades asociadas a las amenazas de características naturales que el Lago de Amatitlán históricamente ha sufrido, pero desde la década del sesenta se dieron transformaciones en lo urbano (Harvey, 2012; Theodore, Peck, y Brenner, 2009) que sumaron amenazas producto del acelerado crecimiento poblacional, la falta de plantas de tratamiento de las aguas residuales y los desechos sólidos de la cuenca alta, media y baja (Olayo y Peláez, 2015). En este sentido, se suma a las vulnerabilidades naturales del Lago de Amatitlán y de la población afectada por la contaminación la vulnerabilidad institucional para dar respuesta a estos hechos.

REFERENCIAS:

Guzmán, G. (2015). Construcción social del riesgo de desastres en el sureste de México: El Huracán Isidoro en dos comunidades de Yucatán (Tesis de maestría). El colegio de la Frontera Norte,Tijuana, Baja California, México.

Harvey, D. (2012). Ciudades rebeldes: del derecho de la ciudad a la revolución urbana. (J. Madariaga, Trad.) Madrid, España: Akal S.A.

Mastrandrea, A. (16 de diciembre de 2019). Percepción social del riesgo hídrico: análisis de los significados atribuidos a los eventos de anegamientos en el barrio Villa Talleres. revistaestcig, (26), 19. Recuperado el 07 de marzo de 2020, de DOI: https://doi.org/10.37838/unicen/est.26-027

Merlinsky, G., Toledo López, V., Schmidt, M., Fernández Bouzo, S., Tobías, M., Langbehn, L., … Capalbo, T. (2018). Defender lo Comun: Qué podemos aprender de los conflictos ambientales. Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina: Instituto de Investigaciones Gino Germani (UBA).

Merlinsky, M. G., y Tobías, M. A. (abril de 2016). Inundaciones y construcción social del riesgo en Buenos Aires: Acciones colectivas, controversias y escenarios de futuro. Cuadernos del Cendes, (91), 45-63. Recuperado el 15 de 04 de 2018, de http://www.scielo.org.ve/pdf/cdc/v33n91/art04.pdf

Olayo, L. F., y Pelaéz, R. (2015). Crecimiento Urbano y Contaminación del Lago de Amatitlán. Informe de Proyecto, Guatemala. Recuperado el 20 de agosto de 2018, de http://www.repositorio.usac.edu.gt/id/eprint/4781

Ramírez, M. N. (2012). La construcción social del riesgo en los procesos de modernización agrícola (Tesis doctoral). Universidad de Granada, Granada España. Recuperado el 17 de febrero de 2019, de https://hera.ugr.es/tesisugr/21876526.pdf

Theodore, N., Peck, J., y Brenner, N. (2009). Urbanismo Neoliberal: la ciudad y el imperio de los mercados. SUR Corporación de Estudios Sociales y Educación (66), 12.

4 Comments

  1. online

    I appreciate you sharing this post. Really looking forward to read more. Much obliged. Karina Emelen Zacks

  2. 123movies

    nowadays we would normally use eco-friendly stuffs like, eco friendly foods, shoes and bags~ Kimberlee Glenn Antonella

  3. altyazili

    Great post! We are linking to this particularly great content on our site. Dani Booth Rosaline

  4. turkce

    Hi mates, good piece of writing and nice arguments commented here, I am really enjoying by these.| Kailey Sheffield Cyprio

Responder a 123movies Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *